Кафедра испанского языка




страница17/22
Дата26.02.2016
Размер2.12 Mb.
1   ...   14   15   16   17   18   19   20   21   22

Formación de la lengua


En la formación de la lengua se pueden distinguir tres grandes periodos:

  • el medieval, llamado también castellano antiguo siglos X al XV

  • el moderno siglos XV al XVII

  • el contemporáneo desde la creación de la Real Academia Española en 1713.

Las primeras manifestaciones artísticas de la lengua romance es la poesía. En la Edad Media, los divulgadores de la lengua eran:

  1. El trovador, poeta de las cortes feudales que cantaba los sentimientos amorosos, las aspiraciones y rivalidades entre los caballeros y las damas, ateniéndose estrictamente a la métrica y las palabras.

  2. El juglar, poeta de todos, el poeta de las plazas públicas, que no se preocupaba por la métrica ni artificios de la lengua. En la literatura española es el Poema del Mío Cid de 1140 que se reconoce como obra escrita en castellano.

  3. El clérigo que difundió la poesía que se llamó “mester de clerecía” y cuyo auge se alcanza en el siglo XIII con la obra de Berceo y el Libro de Alexandre. Gonzalo de Berceo abrió las puertas a la lengua hablada y su intención fue la de dar a conocer, con sentido didáctico, la obra religiosa entre los no letrados.

Con la unión matrimonial de la Reina Isabel de Castilla con Fernando de Aragón , Castilla pasa a ser la primera potencia. La Reina Isbael decide unificar la Península lingüísticamente, razón por la cual, encarga al catedrático Antonio de Nebrija la confección de una Gramática de la lengua castellana, que aparece en 1492. Dicha publicación es el inicio del castellano moderno.

Fue Cristóbal Colón, precisamente en ese mismo año, quien llevó al Nuevo Mundo – sin saberlo – también la lengua castellana como señal de unión entre el continente y las nuevas tierras conquistadas.

Por el siglo XVI empezó a preferirse la denominación española para la lengua del nuevo imperio, pero todavía no era de uso oficial. Aparecen interesantes publicaciones como el gran Diccionario de Alcalá, obra de la Universidad Complutense creada por Cisneros y en 1611 Tesoro de la lengua castellana o española de Sebastián de Covarrubias, primer diccionario de la lengua que contiene información histórica y sincrónica. En el título del diccionario se percibe la duda sobre la denominación de la lengua.

Finalmente, en el siglo XVIII, los Decretos de Nueva Planta cambiaron la organización territorial de los reinos de Castilla, Aragón, Valencia y Navarra, creando el moderno Reino de España. Estos decretos fueron promulgados por Felipe de Anjou (Felipe V 1683-1746) perteneciente a la Casa de Borbón. Con ellos se abolieron los antiguos fueros propios de los reinos y condados de la Corona de Aragón y se extendió la organización administrativa del Reino de Castilla y el uso del castellano como lengua. En 1716, con el cuarto Decreto de Nueva Planta, se suprimieron las instituciones políticas de Cataluña, el territorio más resistente a los cambios, llegando a unificarse toda la Península. En Cataluña se impuso el castellano como lengua oficial para las escuelas, universidades y los juzgados. Con ese proceso unificador España queda estableciada como entidad geográfica y estado político. De esta manera Felipe V se convirtió en el primer rey oficial de España.

Con la fundación de la Real Academia de la Lengua en 1713 se inicia el periodo del español contemporáneo. Movidos por un centralismo unificador, se la funda por iniciativa de Juan Manuel Fernández Pacheco, marqués de Villena y duque de Escalona con el propósito de:   “fijar las voces y vocablos de la lengua castellana en su mayor propiedad, elegancia y pureza”.

En 1726 se edita el Diccionario de Autoridades en el que se recogen voces de uso cortesano , de uso anticuado, de uso bajo o bárbaro. Hubo muchas dudas con respecto a las palabras que se querían o debían incorporar. Participaron académicos de las diferentes regiones de España, lo que dificultó aún más el trabajo.

Finalmente en 1923 Menéndez Pidal consigue dar preferencia al término “español” para hablar también de la lengua.

A pesar de esa sugerencia de Menéndez Pidal la Academia llamó hasta 1924/25 a su Gramática y a su Diccionario de la lengua castellana (1).

A principios del siglo XX también se hablaba de la Academia Española de la lengua castellana, usando los dos términos, el primero para la identificación geopolítica y el segundo para la lengua.

Algunas opiniones de filólogos y catedráticos :

En 1945, Amado Alonso , catedrático de la lengua, abre nuevamente el debate sobre el tema: lengua castellana o española. Si bien Castilla había contribuido con una mayoría de voces, para algunos catedráticos no estaba tan claro que la cuna del castellano fuera Castilla, sino que según Lázaro Carreter, “es en territorio asturiano – y no en Castilla – donde se sitúa la cuna del español” , por lo tanto, no era justo que se le diera el nombre de lengua castellana, ya que otras lenguas y dialectos habían contribuido a formar el tesoro lingüístico.

Se propuso hablar de la lengua española por tener un significado geopolítico e incluir a todas las comunidades.

Hoy día se agregaron al Diccionario de la Real Academia una gran cantidad de voces americanas que, según el criterio académico, tienen derecho de considerarse voces castellanas (o españolas ?).

Para Ángel Rosenblat :” No hay ni un solo rasgo importante del español de América que no tenga su origen en España, que no sea una prolongación de tendencias del español peninsular. El estudio de las hablas peninsulares revela a cada paso que muchos de los argentinismos o mejicanismos que parecen más típicos, son viejas palabras o provincialismos españoles. El castellano general de América es una prolongación del que se hablaba en España en el siglo XVI – fundamentalmente el de Castilla y Andalucía – no tan diferenciadas entonces como hoy – y que tuvo su primera etapa de aclimatación, o de nivelación, en las Antillas, desde donde partió en gran parte la conquista y colonización del continente »….(2)

Según las resoluciones tomadas durante el III Congreso Internacional de la Lengua en Rosario, provincia de Santa Fe, Argentina en noviembre del 2004 y publicadas en el Diccionario panhispánico de dudas el problema quedó resuelto:

“Para designar la lengua común de España y de muchas naciones de América, y que también se habla como propia en otras partes del mundo, son válidos los términos castellano y español. La polémica sobre cuál de estas denominaciones resulta más apropiada está hoy superada. El término español resulta más recomendable por carecer de ambigüedad, ya que se refiere de modo unívoco a la lengua que hablan hoy cerca de cuatrocientos millones de personas. Asimismo, es la denominación que se utiliza internacionalmente. Aun siendo también sinónimo de español, resulta preferible reservar el término castellano para referirse al dialecto románico nacido en el Reino de Castilla durante la Edad Media, o al dialecto español que se habla actualmente en esta región. En España, se usa el nombre castellano cuando se alude a la lengua común del Estado en relación con las otras lenguas cooficiales en sus respectivos territorios autónomos, como el catalán, el gallego o vasco”(3).

Algunos filólogos como André Bello, venezolano (1781-1863) y Rufino José Cuervo, colombiano (1844-1911) pronosticaron en su tiempo la fragmentación de la lengua a tal punto que pensaron en que se desarrollarían en América nuevas lenguas.

Por suerte, tal cosa no tuvo lugar porque, en caso contrario, no podríamos estar ahora bajo un mismo techo comunicándonos en la misma lengua y, como profesores, enseñar más o menos la misma gramática. Digo, más o menos, porque sabemos que en Hispanoamérica ya no se utiliza en la conjugación verbal la segunda persona del plural, lo que repercute en los pronombres personales y posesivos. Además hay otras diferencias gramaticales, pero éstas no llevan a consecuencias graves, ni a temer el desarrollo de nuevas lenguas. El acervo común de la lengua española es del 80%, lo cual nos permite ser optimistas de que en el futuro cercano no habrá fragmentación lingüística dentro del español/castellano. Esto se refiere a la lengua culta, pero debajo de ésta se desarrolló y se sigue desarrollando el habla popular y campesina.

El desarrollo de los medios de comunicación: imprenta, periodismo, radio, televisión, correo electrónico, etc., no podía ser previsto por los filólogos del siglo XIX comienzos del XX, donde incluso España, se encontraba en una deplorable situación económica y consecuentemente falta de comunicación intercultural con las colonias independizadas.

Durante varias décadas, los países independizados de la Corona española se desarrollaron por su propia cuenta , recibiendo el influjo de otras naciones europeas. Sin embargo, la lengua castellana/española se impuso como tal encima de las múltiples lenguas indígenas que carecían a su vez de escritura y, por ende, no tenían la fuerza de transmisión ni de ser enseñadas en escuelas. Se sabe que siguen existiendo unas 400 lenguas indígenas, especialmente en América Central, México y en el Altiplano.

Desde la conquista, hubo un constante mestizaje del castellano con las diferentes lenguas indígenas. Muchos vocablos, al no tener un correpondiente en la lengua castellana se introdujeron en el habla popular y más tarde se incorporaron en el Diccionario de la Real Academia.

Cada nación tiene sus particularidades léxicas , pero lo interesante es que el idioma estándard es válido para todas las 20 naciones que hablan español/castellano, pero también lo es para EE.UU., Filipinas y Guinea Ecuatoriana. Los colombianismos, argentinismos o mejicanismos que aparecen en sus obras debemos contarlos como un enriquecimiento de la lengua.

Hoy menos que nunca la lengua está en peligro de fragmentarse.

La universalidad de la lengua, según A. Rosenblat “ no puede basarse en el habla popular y familiar, diferenciada por naturaleza, sino en la lengua culta, que se eleva por encima de todas las variedades locales, regionales o sociales y es el denominador común de todos los hablantes de origen español»(4).

La radio y la televisión son los medios de comunicación más difundidos, y no requieren una alfabetización por parte de los oyentes. Ambos medios pueden ser una fuente para incrementar el vocabulario, crear neologismos, propagar el buen o mal uso de la gramática.

En la emisora televisa de CNN que se hace desde los Estados Unidos, tomaron conciencia del problema y establecieron controles, eliminando anglicismos y localismos, confeccionando planes rigurosos para mantener una cierta pureza lingüística. Mediante estas medidas se está creando un español globalizado. Este ejemplo ha sido imitado por otros canales, incluso la TVE, que llega a 60 millones de hogares, con cierto retraso ha reconocido el problema y está en negociaciones con el Cervantes, no sólo para depurar sino también para incrementar la difusión internacional.

Las nuevas tecnologías han obligado a la RAE (Real Academia Española) a tener acuerdos con la IBM y Microsoft para elaborar programas idiomáticos conjuntos. Así mismo, Internet se ha convertido en una herramienta estupenda y poderosa para el Instituto Cervantes, que con el Centro Virtual Cervantes (CVC) creado en 1997, ha conseguido una difusión eficaz.

Dámaso Alonso, en 1956, llamó la atención a los peligros que corría la lengua hablada, los usos inadecuados y la creación constante de neologismos innecesarios.

Un ejemplo de desarrollo reciente, de superposición de una lengua sobre otra, es el Spanglish,

la lengua fronteriza, como la denominan algunos estudiosos, que se habla en los Estados Unidos por los hijos de mejicanos, cubanos e hispanos en general .

Para algunos es detestable, para otros una realidad originada por la convivencia de los inmigrantes hispanos que se asentaron en los Estados Unidos. Sus padres, generalmente de escasa educación, buscaron refugio en California, Florida, Nueva México, Tejas y Nueva York. Se cuenta con un total aproximado de 35 millones de hispanos de los cuales ¾ hablan el Spanglish por comodidad o porque ya no distinguen la diferencia de su lengua materna y la aprendida en la escuela o su mundo de trabajo.

El Instituto Cervantes , creado en 1991, con 42 centros internacionales más 8 aulas Cervantes, considerado como el embajador de la lengua, vive una época de cruce porque puede ser el despegue definitivo de la lengua española en países como Estados Unidos, el Brasil y los países asiáticos.

El estudioso de la Universidad de Tejas en San Antonio, Francisco A. Marín “asegura que el país (Estados Unidos) será uno de los centros neurálgicos que definirán el futuro del español, un idioma ‘fuerte’ tanto desde el punto de vista demográfico como económico, y que el spanglish es en exclusiva un problema del inglés y no del español”(5).

Según el actual director del Cervantes, César Antonio Molina, la situación financiera del Instituto no se puede comparar con el Instituto Francés, el Goethe en Alemania, o el British Council, que están mucho mejor dotados y disponen de una subvención mucho más alta.

Sin embargo, César Antonio Molina es optimista y piensa que éste es el “siglo del español” porque la lengua castellana ya no se considera la lengua de los inmigrantes, de la clase pobre sino que se ha perdido”el complejo de inferioridad” y pasa cada vez más a ser lengua culta.

¿Por qué la gente joven desea hablar español?

La respuesta de García de la Concha, director de la Real Academia Española, es que se considera una lengua fácil para aprender, su lectura coincide con la escritura, es decir, es una lengua fonética y goza de una enorme unidad, que permite viajar por las tres Américas con un mismo idioma. García de la Concha ha comprendido que los españoles son sólo un 10% de los hablantes, el resto está en América y es allí, donde se deben hacer los esfuerzos para expandir la lengua (6).

Una muestra del interés por parte de los jóvenes de estudiar español es el creciente aumento en la adquisición de uno de los diplomas (DELE), introducidos por el Instituto Cervantes, que acreditan el nivel de conocimientos adquiridos de la lengua. En el año académico 2004-2005 tan sólo 31.000 candidatos se presentaron para obtener el Diploma Español como Lengua Extranjera.

El Instituto no sólo promociona los diplomas, sino también organiza cursos para profesores, actividades culturales, bibliotecas, el Aula Virtual de Español, etc.

Para acabar, quisiera mencionar que los filólogos ven con optimismo el futuro de la lengua, ya que las academias de los distintos países junto con la Real Academia Española están haciendo un esfuerzo para incorporar los americanismos en el diccionario, aceptando la constante evolución de la lengua. “La lengua es patrimonio de todos” se afirmó en el primer Congreso Internacional de la Lengua en Zacatecas, México en 1997.

En noviembre de 2004 durante el tercer Congreso Internacional de la Lengua, se volvió a insistir sobre las diferencias léxicas y gramaticales entre España y dentro de los 20 países del continente americano. Algunos académicos aceptan los americanismos como enriquecimiento de la lengua, pero insisten que la comunicación y el intercambio de opiniones de las 22 academias de la lengua (se incluyen Filipinas y Estados Unidos) son absulotamente necesarios para mantener la salud de la lengua.

De momento, al menos, el problema del pasado del español/castellano parece resuelto, el presente nos muestra que el español está en auge y el futuro está en manos de quienes lo hablan, enseñan y dan las pautas.


Notas :

1 Lázaro Carreter F.,El dardo de la palabra, Galaxia Gutenberg,Círculo de Lectores, Barcelona 1997

2 Rosenblat A., El castellano de España y el castellano de América, ed. Taurus, Madrid 1970, pag.46

3 Diccionario panhispánico de dudas, ed. Santillana Ediciones Generales, Madrid 2005

4 Rosenblat A., El castellano de España y el castellano de América, ed. Taurus, Madrid 1970, pag.64

5 Revista Instituto Cervantes, Año1, Nr. 7, pag. 17

6 Boletín Cultural, N° 254, Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, El País, 21.11.2005
Literatura:
Diccionario panhispánico de dudas, ed. Santillana Ediciones Generales. – Madrid, 2005.

Diccionario de topónimos españoles y sus gentilicios, ed. Espasa Calpe. – Madrid, 2002.

Del Río A., Historia de la literatura española, Tomo 1, ed. Holt, Rinehart a.Winston. – New York, 1963.

Lázaro Carreter F., El dardo de la palabra, Galaxia Gutenberg, Círculo de Lectores. – Barcelona, 1997.

Rosenbalt A., El castellano de España y el castellano de América, ed. Taurus. – Madrid, 1970.

Rosenblat A. , Lengua literaria y lengua popular en América, Cuadernos del Instituto de Filología ‘Andrés Bello’. – Caracas, 1969.

Ubieto A., Introducción a la Historia de España, ed. Teide. –Barcelona, 1970.



Artículos:

Revista Instituto Cervantes, Año 1 N° 7, noviembre /diciembre 2005

Boletín Cultural N° 254, Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, noviembre 2004.

1   ...   14   15   16   17   18   19   20   21   22


База данных защищена авторским правом ©uverenniy.ru 2016
обратиться к администрации

    Главная страница